Sistema digestivo

FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA DIGESTIVO

El sistema digestivo comprende los órganos responsables por la alimentación del organismo. La alimentación consiste en recibir alimentos desde el exterior, digerirlos, o sea descomponer los nutrientes convirtiéndolos en sustancias solubles en el agua y capaces de ser absorbidas por el cuerpo. El objetivo de la alimentación es proporcionar al organismo el material de construcción para el crecimiento y la regeneración de los elementos celulares desgastados y suministrar el material energético que nos da energía mediante el proceso metabólico. Dicha energía permite el funcionamiento de los órganos internos, mantiene una temperatura corporal constante y permite realizar cualquier tipo de actividad (esfuerzo físico).

Los órganos del aparato digestivo humano son: la boca, la faringe, el esófago, el estómago, el intestino delgado (duodeno, yeyuno, íleon), el intestino grueso (ciego con el apéndice, colón, recto). Las glándulas del aparato digestivo son: las glándulas salivales, el hígado, el páncreas. Los alimentos son digeridos por el jugo gástrico. Las glándulas salivales producen la saliva, que contiene la amilasa salival. La membrana mucosa del estómago produce un jugo compuesto sobre todo por el ácido clorhídrico y la pepsina. El denominado jugo intestinal es el producto de la secreción del intestino delgado. El hígado secreta la bilis al intestino, y el páncreas secreta el jugo pancreático. La absorción de las sustancias nutritivas se produce en el intestino delgado, mientras que en el intestino grueso se absorben sólo algunas sustancias como el agua y las sales minerales. Los desechos y alimentos sin digerir son expulsadas del organismo.

ENFERMEDADES DEL SISTEMA DIGESTIVO

Las enfermedades del sistema digestivo suelen deberse a malos hábitos alimenticios. Los hábitos particularmente peligrosos son comer alimentos grasientos, comer demasiado, saltarse el desayuno, comer tarde por la noche justo antes de acostarse, comer rápido, y abusar del alcohol. El estrés, crónico en particular, también contribuye a la aparición de estas enfermedades. Los trastornos del sistema digestivo (estrenimiento, diarrea, flatulencia, dolor abdominal) pueden ser señales de mala digestión causada por exceso de comida o intolerancia a algunos alimentos. Sin embargo, suelen apuntar a las enfermedades más graves como las úlceras gástricas y duodenales, reflujo gastroesofágico, síndrome del intestino irritable, cáncer de estómago o intestino grueso, cálculos biliares, hepatitis aguda y cirrosis hepática, inflamación aguda y crónica del páncreas, y muchas más. Los síntomas también pueden apuntar a las enfermedades parasitarias como las tenias, triquinelosis, oxiuros, o lombriz intestinal.

EFECTOS DE Nef-Ra

La prevención de las enfermedades del sistema digestivo consiste en alimentarse de forma saludable, relajarse y descansar para liberar el estrés y reaccionar inmediatamente a los síntomas que aparecen. El uso profiláctico de Nef-Ra fortalece el sistema digestivo y previene las enfermedades del mismo. En caso de una enfermedad, Nef-Ra impulsa el organismo a luchar y al mismo tiempo alivia los efectos secundarios de los fármacos usados.

OPINIONES Y COMENTARIOS

Me llamo Henryk. En agosto del año pasado me diagnosticaron cáncer del intestino grueso. La noticia fue aterradora. Alrededor de un metro y medio del intestino estaba cubierto por pólipos, y según los médicos no había remedio para ello. Me dijeron que existen pólipos benignos y aquellos que pueden dar lugar al desarrollo del cáncer. Yo tenía los del segundo tipo. En la vida no hay coincidencias, conocí a Kazimierz, el inventor de Nef-Ra, y él me recomendó este preparado al que dedicó toda su vida. Hasta entonces no creía en este tipo de remedios, pero pensé que si alguien dedica toda su vida a crear algo, tiene que ser bueno. Probé Nef-Ra. Llevo ya ocho meses tomándola. Tenía una intervención quirúrgica prevista y la tuve. Me cortaron de las costillas hasta las caderas, y los médicos constataron que no había nada que operar: el intestino que antes estaba cubierto por pólipos era completamente sano. ¡Le agradezco mucho a Kazimierz Sobiech los años de su trabajo y les recomiendo a ustedes que prueben Nef-Ra!

Tenía un tumor junto al hígado y un dolor agudo en las axilas y en la ingle que no me dejaban funcionar con normalidad. Estaba muy débil y tenía sangre en las heces varias veces a la semana. Por casualidad y puede que en el último momento descubrí el preparado Nef-Ra y después de tan sólo dos semanas de tomarlo dejé de tener sangre en las heces y el tumor empezó a reducirse. Después de dos meses el tumor prácticamente desapareció. Dejé de tener dolores en todo el cuerpo. Tenía una cicatriz terrible debajo del ojo y se redujo un 80%. Me siento como si fuera 10 años más joven, duermo menos pero estoy más descansado. Antes me dieron de alta del hospital porque ya no había remedio para mi, pero Nef-Ra salvó mi vida. Ahora he conocido a una chica y me voy a casar, aunque iba a morir. Gracias por el preparado Nef-Ra. Łukasz M.Chicago

Tomo Nef-Ra dos veces al día, por la mañana y por la noche. Debido a mi trabajo debía renunciar a la dosis de la tarde, lo que probablemente alargó el proceso de recuperación, pero estoy satisfecho que decidí a seguir este tratamiento. Estos son los efectos que me gustaría compartir con las personas que a lo mejor se encuentran en una situación similar. Mis problemas gástricos desaparecieron después de 3 meses de tomar Nef-Ra. Después de 4 meses se resolvieron mis problemas con los hemorroides. Estaba muy contento con los resultados del tratamiento, pero mi nivel de colesterol seguía muy alto – más de 300 mg/dl. Finalmente, después de 8 meses de tratamiento, el nivel de colesterol cayó y ahora se mantiene por debajo de 200 mg/dl, y el médico afirma que mis resultados son estupendos. Me alegro de que encontré Nef-Ra, ahora se la recomiendo a todos quienes tengan problemas de salud. Staszek, Chicago, IL

 

Tomé Nef-Ra durante 5 meses para acompañar el tratamiento con métodos convencionales. Tenía úlceras del estómago, hemorroides y hemorragias al defecar, y estaba constantemente preocupada por si no erael cáncer. Eran las hemorragias que me preocupaban más. Terminé el tratamiento convencional y el tratamiento con Nef-Ra hace 8 meses, porque me sentí mejor y dejé de tener hemorragias y problemas con los hemorroides. Mi médico me dijo que me hiciera una colonoscopia para “ver lo que pasaba dentro”. Decidí hacerla hace dos meses. Los resultados fueron buenos y ahora estoy tranquila porque sé que soy completamente sana.Danuta Z. Dyer, IN