Diabetes

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica provocada por la falta o el funcionamiento anómalo de insulina. La enfermedad se caracteriza por el nivel elevado de glucosa (azúcar) en la sangre. La insulina es una hormona producida por el páncreas que participa en la regulación de los procesos metabólicos que se producen en el cuerpo humano. Las cantidades adecuadas de insulina son necesarias para que la glucosa pueda convertirse en una fuente de energía.

La diabetes tipo 1, llamada diabetes insulino dependiente o juvenil, se caracteriza por una deficiencia absoluta de insulina. Es una enfermedad asociada a los factores genéticos que provocan la perturbación del mecanismo inmunológico, lo que conlleva el daño a las células beta del páncreas responsables por la producción de la insulina.

La diabetes tipo 2, llamada no-insulino dependiente, es la forma más frecuente de la enfermedad. Es causada por una deficiente secreción de insulina por las células beta del páncreas o el uso inadecuado de insulina por los tejidos. La primera fase de la enfermedad se caracteriza por la secreción aumentada de este hormona, que sigue siendo insuficiente para satisfacer las crecientes necesidades del organismo.

  Puesto que las diabetes tipo 1 y tipo 2 son trastornos con base genética, el riesgo de enfermar es mucho mayor en los miembros de familias de los diabéticos. El riesgo de la diabetes tipo 2 aumenta con la edad, por lo cual las personas de más de 45 años de edad deben medir una vez al año sus niveles de azúcar en la sangre. La obesidad, la hipertensión y la vida sedentaria y privada de ejercicio físico también contribuyen al desarrollo de la enfermedad. La diabetes afecta con mucha más frecuencia a las personas que tienen historia de intolerancia a la glucosa. Otros factores de riesgo incluyen las enfermedades crónicas del páncreas y del hígado, los niveles de colesterol elevados en la sangre, la pérdida de peso drástica, el debilitamiento, y muchos más. Los síntomas más frecuentes de la enfermedad son: la somnolencia, el debilitamiento generalizado, la pérdida de peso a pesar de los intentos de satisfacer la hambre intensa, la sed excesiva y la resultante emisión de grandes cantidades de orina. También pueden darse visión borrosa y frecuentes y crónicas infecciones del aparato genital. En los casos extremos el aliento de los enfermos huele a acetona. No obstante, el síntoma básico de la enfermedad es el nivel elevado de glucosa en la sangre. La diabetes de caracteriza por el nivel de glucosa sanguíneo superior a 126 mg/dl en ayunas y a 200 mg/dl 2 horas después de comer.

LOS EFECTOS DE Nef-Ra

Nef-Ra es un preparado 100% natural, por lo tanto no interfiere con ningunos fármacos que se estén tomando para la diabetes. El papel de Nef-Ra consiste en regenerar las células beta responsables por la producción de insulina en el páncreas. De este modo Nef-Ra ayuda al páncreas a combatir la enfermedad. Después de un período que puede durar de unos meses a un año, el nivel de azúcar en la sangre vuelve a la normalidad. Nef-Ra ha resultado ser un arma eficaz contra la diabetes tipo 1 y 2.

 

OPINIONES Y COMENTARIOS

Me gustaría recomendarles Nef-Ra, un preparado que me ayudó a luchar contra la enfermedad. Sufría diabetes desde hacía mucho tiempo, era posible que necesitaría una bomba de insulina, y por si fuera poco tenía alto el colesterol. Después de tomar Nef-Ra durante 8 meses el nivel de glucosa ha bajado y se mantiene a alrededor de 100-115mg/dl. No tomo ningunos medicamentos para la diabetes y he conseguido dejar de tomar aquellos para el colesterol. Mieczysław, Chicago IL